Dios está en todo, también en los contratos

El viernes pasado descubrí por absoluta casualidad cómo se dice “Fuerza Mayor” en inglés. Y si la tradución ya me sorprendió, la definición me dejó… cómo decirlo… perplejo.

Fuerza mayor es una de las cláusulas que siempre se encuentran en un contrato. Se usa para decir que los firmantes se comprometen a llevar a cabo el contrato salvo que suceda algo que no está en sus manos controlar o prever. En las condiciones de servicio de Yahoo España, se define Fuerza Mayor como:

Catástrofes naturales como terremotos, inundaciones, rayos o incendios […] situaciones de urgencia extrema tales como guerras, operaciones militares, disturbios civiles, huelgas, cierres patronales o cualquier otra situación de fuerza mayor o causa fortuita.

En inglés, Fuerza Mayor es “Force Majeure”. Ya se sabe que los ingleses echan mano del francés en cuanto tienen que cubrir palabras cultas. Pero lo mejor viene con la definición.

El mismo documento de Yahoo en inglés da una idea:

Acts of God, terrorism, or other causes beyond its reasonable control

Para la cinta! Ha dicho actos de Dios? O sea que lo que para la legislación española es un desastre natural, para la anglosajona es un acto de Dios? Es ese el Dios del Antiguo o Nuevo Testamento? La frase “Dios mediante” debe formar parte también de los documentos ingleses.

“Mire señora, ya se que la cocina tenía que estar lista hace dos semanas, pero es que las baldosas tenían que venir de la zona de Oriente Medio, y parece que Dios se ha cabreado con los de Sodoma y Gomorra y ha provocado una tormenta de fuego y azufre y los repuestos no pudieron llegar a tiempo. Ya se sabe, carreteras cortadas y todo eso. No me eche la culpa a mi. Yo he hecho todo cuanto he podido.”

Vaya filón!

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Cultura Inglesa, Curiosidades

6 Respuestas a “Dios está en todo, también en los contratos

  1. Bueno, quizá sea una claúsula de algún tipo de contrato-modelo surgido a raíz de las guerras preventivas. Al fin y al cabo, según los anglosajones, son desastres provocados por Dios, aunque no el nuestro.

  2. ¿Y como demuestras que ha sido un “acto de dios”? :-D ¿Vale apelar a la fé? Algo así como: No he pagado las 14 últimas cuotas porque dios no me ha hecho la transferencia que le pedí en misa… y si no me cree es porque no tiene fe :-P (por supuesto, pronunciado con un cierto aire despectivo) xDDDD

    Un saludo.

  3. Evidentemente, todo se reduce a un acto de fe. Y el que no crea a la hoguera (esto de la religión mal entendida es un chollo)

  4. Pingback: Conexiones telefónicas y servicios de atención al cliente « Un mundo perplejo

  5. Poli

    Qué bien está hablar de todo, sabiendo de ese todo un poco. Act of God se traduce al español como Caso Fortuito, un evento que, a pesar de que se pudo prever, no se podía evitar. Parecido a la Fuerza Mayor, solo que ésta no se puede prever. Los ingleses echan mano del francés sí, y es lo que tiene haber tenido siglos de historia en los que el francés era el idioma oficial del país, lo que tiene que el 12% de las palabras de un idioma vengan del normando antiguo.

  6. Gracias por visitar este humilde blog y dejar tu bien informada puntualización Poli. Pido disculpas por tomar algo tan serio como la Ley y darle un tono ligero y vanal. No volverá a ocurrir.
    A fin de que mi post no quede incorrecto y pueda llevar a error a algún internauta creo que es mi deber publicar una “fe de erratas”.

    En primer lugar, decir que “causa fortuita” también se puede llamar “caso fortuito”, como lo utiliza Poli.
    Tal como dice Poli, un “act of God” puede traducirse como “Caso fortuito”, traducción de “unofreseen circumstances” que es otra forma de llamar los “acts of God” en legislación anglosajona.

    Qué se entiende por “act of God”? Es un desastre natural, como tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones o huracanes.
    La legislación española deja claro que los desastres naturales eximen de la responsabilidad, en cuyo caso se consideran imprevisibles o que pudiéndose prever, son inevitables. Esto es lo que en general se denomina Fuerza Mayor.
    La diferencia con el caso fortuito reside en que la Fuerza Mayor tiene un componente de ajeneidad, esto es, el evento se produce fuera del ámbito de acción de las personas involucradas, como es un terremoto. Esta interpretación es la que se viene utilizando con más frecuencia en la jurisprudencia, aunque ya sabemos que en la legislación española la jurisprudencia no es fuente del Derecho. Cuando no hay ajeneidad, se denomina “Acto Fortuito”, que sería el caso en el que una grúa se desploma sobre la calzada a pesar de cumplir todas las medidas de seguridad. En este caso, el propietario de la grúa no está eximido de responsabilidad.
    Así pues, si bien la traducción literal de uno de los sinónimos legales de “Act of God” es “Acto Fortuito”, la traducción es puramente lingüística, puesto que un acto natural, que es el equivalente legal español de “Act of God”, exime de responsabilidad cuando se demuestra que sus efectos no pudieron ser evitados, mientras que el “Acto Fortuito” no exime de las responsabilidades que puedan reclamarse.
    Así pues, mi post contiene un error, puesto que la redacción da a entender que Acts of God=Force Majeure, cuando la verdad es que los “acts of God” son parte de la Force Majeure. Convendremos sin embargo, que Fuerza Naturales y “Acts of God” son lo mismo, y que por lo tanto no se puede traducir como Caso Fortuito. Visto esto, es interesante ver como Poli dice que los Acts of God son distintos de la Fuerza Mayor porque se pueden prever. A las víctimas del tsunami del Sudeste Asiático les encantaría saber cómo.

    En segundo lugar, el documento de Yahoo que utilicé puede conducir a error, puesto que está incluyendo la “Causa Fortuita” en su declaración de Fuerza Mayor. Como se explica más arriba, los dos términos no deben ser confundidos.
    Al parecer, Yahoo quiere estar totalmente en el lado seguro e incluye una cláusula que va más allá de los que el Código Civil y la jurisprudencia conceden, lo que es válido teniendo en cuenta que es un contrato privado y que la otra parte puede suscribirlo o no libremente.
    Para ser totalmente correctos y evitar por todos los medios confusiones y falsas conclusiones, debí evitar el uso de dicho artículo.

    Finalmente afirmar que donde dije:
    “los ingleses echan mano del francés en cuanto tienen que cubrir palabras cultas”, debí decir
    “gran cantidad de palabras cultas en inglés son adoptadas del francés o son reminiscencias culturales del extenso pasado normando de Inglaterra, como es el caso de Force Majeure”.
    Esta explicación sería mucho más correcta, puesto que no es cierto que la semana pasada alguien quiso escribir un contrato, no encontró ninguna manera de decir “Greater Force” y pensó” deja, que usaré la que usan los franceses.
    Evidentemente el inglés está lleno de palabras en francés, como “cul de sac”, de la misma manera que “acequia” proviene del árabe, demostrando la riquísima herencia que este pueblo dejó durante sus mil años de presencia en la península.
    Como Poli afirma, esto se debe a que en 1066 los Normandos invadieron el sur y centro de la isla, e impusieron el francés como lengua de la corte. Esto duró hasta mediados del siglo XIV, unos 300 años. El francés nunca fue la lengua del pueblo, como no lo fue el latín durante la larga dominación romana. Eso provocó una situación de diglosia en la antigua “Engeland”, que hablaba inglés a nivel popular, y francés a nivel culto.
    Debo decir que no conozco en qué momento el concepto de “Force Majeure” entró a formar parte de la legislación inglesa, ni tampoco por qué no se adoptó el término “Greater Force”, usado en gran número de textos legales. Esto debería haberme parado en mi intento de post, pero desafortunadamente, no sucedió.

    En cuanto a la afirmación “los ingleses echan mano del francés cuando tienen que cubrir palabras cultas”, también podría haber sido para ser concretos como “los ingleses tienden a usar el francés cuando se trata de palabras cultas”.
    Una vez más, a raíz de lo que dice Poli, los normandos usaron el francés durante 300 años, lo que provocó diglosia, cuyos efectos todavía se dejan sentir hoy, juntamente con el hecho que durante la Ilustración, la lengua de cultura en Europa era el Francés, lo que hacía que muchos intelectuales y “wannabees” usaran palabras francesas en su vocabulario, cosa que expresé en una frase corta y directa y, a la vista está, no suficientemente explicativa. Todavía hoy aprender francés es un símbolo de status, y aquellos que tienen clase la demuestran diciendo “Fondue” correctamente, como muestra la excelente cómico Catherine Tate.
    La Ilustración fué un momento de nacimiento de leyes, y dado que el derecho civil francés es modelo en toda Europa, no es difícil suponer que el concepto de Force Majeure fuera adoptado en ese momento, en cuyo caso, los ingleses no echaron mano del francés, simplemente tomaron el concepto y no se molestaron en traducirlo. Pero eso es una hipótesis que no he confirmado, y afirmarlo me llevaría a repetir los errores que trataba de evitar.

    Y dicho todo esto, me reafirmo en mi torpe chiste: para la legislación inglesa, cuando las placas continentales se mueven, una monta sobre la otra provocando un temblor en la corteza terrestre con efectos devastadores, es un acto de Dios, mientras que para la legislación española es un acto natural.
    Recientes estudios dicen que la zona de Sodoma Y Gomorra fue víctima de un movimiento de tierras que liberó el azufre existente en el subsuelo, y en conjunción con las altas temperaturas del movimiento tectónico provocó una lluvia de fuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s