Luton airport nos trata como niños

Y con razón. Alguna vez habéis volado con una de estas compañías aéreas de bajo coste en el que no tienes asiento asegurado? Si lo habéis hecho ahora mismo os debéis temer lo peor. Pues ahí voy.

El sistema es muy sencillo: a medida que la gente chequea, se le asigna un grupo de embarque, del A al D, que será el orden en el que entran al avión. Esto significa que en la sala de espera para embarcar, primero llaman a la gente con grupo de embarque A, y así sucesivamente hasta la D. Una vez en el avión puedes escoger el asiento que más te guste.

Mucha gente pregunta si tan costoso es montar un sistema de asignación de asientos. Yo supongo que lo hacen para motivar a los pasajeros para que lleguen pronto en busca del grupo de embarque A. Y que lleguen a la puerta de embarque pronto para ser los primeros de su grupo. Estas aerolíneas bajan costes gracias a que el avión está el mínimo tiempo en tierra, para lo cual es imprescindible un proceso de embarco y desembarco rápido. También ayuda que lleven sólo maletas de mano, cosa que consiguen poniendo mesas de check in sin colas para estos o permitiendo el check in online.

Pero a qué viene el título? Bueno, como sabréis si habéis volado con ellos, cuando llaman al grupo de embarque A, el pánico se apodera de la sala y todo el mundo se abalanza sobre la puerta. Lo que en un inicio parece una cola, se convierte pronto en una aglomeración. Así que tienen que gritar que sólo grupo A, y perder tiempo echando de la puerta de embarco a los que se cuelan. Cuando dicen grupo B de nuevo la aglomeración. Si has esperado pacientemente y estás en la cola, alguien te va a pasar delante con toda impunidad. Y ojo, esto no es por culpa de la muy española tradición de intentar colarse si esto es posible. Los extranjeros no se quedan cortos. Por ejemplo el sábado pasado hice una carrera con el tipo que tenía detrás en la cola porque así que le dió el boarding a la señorita salió disparado para entrar en el avión antes que yo. Al principio resistí, sólo por joder, pero luego le dejé pasar, con lo que cuando él entró en el avión había un asiento libre más. Que bien.

Como decía, los extranjeros no son cojos en esto de querer colarse. Así que alguien con cierta chispa de inteligencia ha decidido que no somos lo suficientemente mayorcitos como para respetar algo tan sencillo como una cola. En le aeropuerto de Luton, uno de los cuatro que sirven a la ciudad de Londres, han quitado las sillas de la sala y han puesto cuatro filas separadas con cintas. Así que te pones en tu carril, como en el peaje, y no hay forma de que te pases de grupo, o de que te cueles en tu grupo. Lo dicho, como niños.

Pero hay más. Si pagas 10 libras, pasas a ser del grupo prioritario, lo que significa que aunque llegues el último, entras de los primeros. Y para aumentar la envidia, en la zona prioritaria hay asientos. Con lo que llegan los últimos, pasan delante de ti, y encima te miran desde sus asientos mientras tu llevas 10 minutos en pié. Y claro, la idea es que pienses “El próximo día pago las 10 cochinas libras y me cuelo.”

Si es que somos como niños.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Londres, Transporte

Una respuesta a “Luton airport nos trata como niños

  1. ¡Ah! El maravilloso mundo de las colas. Me ha encantado el post. Soy una neurótica de las colas, me pongo donde me corresponde y respeto escrupulosamente el orden, paciente. Pero como alguien intente colarse…, me da la taquicardia, los sudores fríos y se me hincha la vena. Puedo ser terrible.

    Ojalá los McDonalds y similares fueran como el aeropuerto de Luton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s