Reality Shows: Una sociedad de blandos

Somos unos blandos. Se dice por ahí que los niveles de violencia en nuestra sociedad son intolerables, que todo incita a la violencia. Pero la verdad es que somos unos blandos. El ser humano es violento por naturaleza, pero lejos de buscar la sangre, nuestra sociedad se queda embobada con la lagrimita. Si no te lo crees, fíjate en qué pasamos nuestro tiempo de ocio.

En qué pasaban su tiempo de ocio los Romanos? En el Circo. Miles de personas rugiendo ante el espectáculo de los gladiadores luchando hasta la muerte. O esclavos lanzados a la arena para ser devorados por exóticas fieras. Y si los esclavos eran cristianos, mejor que mejor. Y cómo se divertían las gentes de las ciudades amuralladas de la Edad Media? Con los ahorcamientos de ladrones, traidores y otra gentuza. A falta de ahorcamientos estaban los castigos públicos, como los cien latigazos en la plaza mayor. Cuando la sangre empezaba a fluir por la calle era cuando la diversión empezaba. Y para disuadir a quienes querían ir contra las reglas no colgaban cartelitos pidiendo por favor que siguieran las reglas; cortaban la cabeza de los ahorcados y la colgaban en las puertas de la ciudad, o los miembros amputados de los castigados.

Pero en que nos divertimos hoy? Con los Reality Shows. Pero ojo, que no son los originales, sino una evolución. Porque al principio estos programas eran sobre los trapos sucios de la gente, que a menudo llegaban a las manos. Pero el nuevo estilo de Reality Show es el de Operación Triunfo, X Factor, programas para escoger a la próxima modelo, al próximo actor o actriz principal del West End, audiciones para encontrar el nuevo talento… Y qué tienen en común todos estos programas?

Dirás que todos tienen personas de la calle que demuestran tener algún talento, ya sea cantar, bailar, vender o lo que sea. Y es cierto, pero en ese caso serían simples programas aficionados de variedades. Siempre hay un pequeño documental sobre su vida: sus sueños, sus anhelos, su pasado, sus anteriores fracasos, a menudo su familia y amigos, y si ya le conocemos de un programa anterior, nos cuentan lo que pasó entonces, y lo que ha pasado entre medio.

Lo que todos estos programas tienen en común son las esperanzas de la gente, las emociones a flor de piel. Afrontémoslo, normalmente hay dos o tres que tienen algún talento, los demás concursantes son meras comparsas, pero esas comparsas son imprescindibles en el drama. Aparecen diciendo que su sueño ha sido siempre convertirse en profesionales. Que ese programa es su última oportunidad y que si no lo consiguen sus sueños se romperán en mil pedazos. Conocemos sus miserias, frustraciones. Como en el programa “Britain’s got talent“, terminado el Domingo, en el que un tipo del montón, que cuenta cómo en su juventud sus compañeros se reían de él. Cuenta que trabaja de vendedor en una tienda de teléfonos móviles. Tenemos ante nosotros al perfecto arquetipo de perdedor. Entonces el hombre sale al escenario y canta un “Nessun Dorma” con un chorro de voz que ya querrían muchos. Y la magia aparece en la pantalla. El patito feo tiene talento.

Durante los sucesivos programas les vemos ceder ante la presión, llorar a lágrima viva por el esfuerzo que supone dar lo mejor de sí mismos. Pero claro, esto es una carrera de ratas. Sólo una va a ser la protagonista de “Sonrisas y Lágrimas en el West End”, sólo uno va a grabar un disco y tener una promoción millonaria, sólo uno va a actuar delante de la Reina, y entonces llega el mejor momento, cuando tienen que decir quien se queda y quien se va. Esos 60 segundos de silencio entre “el eliminado es” y el nombre. Tras esa tensión, los concursantes explotan en lágrimas, y ese es el mejor momento. Lágrimas de verdad, no de cocodrilo como en los culebrones. Asistimos en directo a al momento en que para ese concursante, la Tierra se abre bajo sus pies. Y a menudo vemos a la familia, a quien ya conocemos bien, también en mares de lágrimas. Es la vida en directo.

Incluso los programas de preguntas nos cuentan la vida de los concursantes, conocemos a su familia, quien también esta en el estudio. Si el concursante necesita el dinero para poder mandar a su hijo a la Universidad, o para poder ayudar a su padre que se ha quedado en paro, pues mucho mejor.

Ese desconocido pasa a ser parte de la familia, y nos quedamos pegados a la pantalla enternecidos o tristes o eufóricos, o compartiendo la pena…Y ahí está el interés de todo, el verdadero espectáculo: las lágrimas, las emociones, los sueños… Y dicen que la sociedad es violenta… pero si somos unos blandos…

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Modas, TV, Uncategorized

11 Respuestas a “Reality Shows: Una sociedad de blandos

  1. Te me has adelantado con tu artículo. También yo andaba dándole vueltas al tema de los realities británicos. Mi percepción es ligeramente distinta a la tuya, de todas formas. Yo no lo llamaría blandura, aunque sé bien que tu tono tiene un punto sarcástico. Es un mezcla de morbo con empatía y llamada a la “amígdala”: un apéndice que conserva el cerebro humano que lo emparenta con animales no racionales. El teatro siempre ha apelado a esta parte irracional y todo acto público, desde una arenga política hasta una carrera de cuádrigas o un linchamiento tienen que ver con esto. Es un tema muy complejo éste de qué resortes usa la tele de La Pérfida, sobre todo si lo comparas con lo que ofrece la tele española. En mi última visita me quedé espantada con el monotema tonadilleras muertas y encarceladas y demás comidillas tomateras, como conté en mi blog hace un par de semanas. Era impresionante.

  2. No te reprimas en escribir tu visión. Lo que pasa es que con lo del “Britain’s got talent” de la semana pasada el tema ya era más que evidente y no pude más que escribirlo.

  3. Yo tengo especial debilidad por los programas lacrimógenos en los que sale gente mayor. Me tocan la fibra y lloro como una imbécil.

  4. Sí, algo tengo que escribir sobre esto, porque es interesante. En el “Deal or not deal” llevaron a un ciego, bueno, a un señor de cincuenta y tantos que se quedó ciego a los treinta. Su perro lazarillo descansaba a pocos pies de él, en el suelo. La mujer estaba entre el público y parecía una señora estupenda, sensata, equilibrada, sonriente… aunque a punto de echar la lagrimita, eso sí, de puro amor por su marido fantástico. La cosa es que como el tipo era analítico y ecuánime -soltó un speech sobre el proceso de elección de las cajas, el azar y no sé qué más-, en lugar de convertirse en el espectáculo del pobre ciego se convirtió en el oráculo del hombre que fue capaz de sobreponerse a una ceguera repentina y demás. Pero el programa rozaba el esperpento por momentos… Se llevó un montón de pasta, por cierto. No sé si estas cosas son completamente limpias o no, pero para mí que ese Deal or not Deal (no sé si lo tradujeron como Trato hecho en España) era claramente un mensaje en plan “padre coraje”.

  5. cib3r

    ¿Blandos? Lo único blando que queda en un ser humano al ver esos programas es el cerebro…Sinceramente, a mi saber la vida de una persona cuando estoy viendo un programa de TV me importa más bien poco.

    Creo que ya se porque dejé de ver la TV hace taaaanto tiempo.

  6. Yo nunca veo esos programas, pero no voy a negar que ayer me lo estuve pasando pipa viendo algunas actuaciones en el youtube, pero cuando se ponían a hablar a otro vídeo xD.

    Los que más gracia, más impresionaron, el ganador, la chiquitaja y el mono cantarín, que para mi sorpresa los tres fueron a la final, vi las acutaciones de la gran final y el resto de la parafernaila que les diera viento.

  7. Ra

    A mi el reality show que me gusta es el Springwatch Nightshift. Lo conoceis?

  8. Yo no, aunque puede ser que lo haya visto sin saber el nombre. ¿De qué va? ¿En qué cadena lo ponen?

  9. Gracias, Ra. El programa lo conocía. No me van mucho los programas sobre animales, aunque reconozco que éste está bien hecho y con imaginación y tal. Ayer me estuve dando una larga vuelta por tu blog y algunos artículos me gustaron mucho. Espero que sigas con ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s