Test de inmersión inglesa

Acabo de volver de unas microvacaciones a casa. Volver a casa, y luego volver a Londres siempre provoca situaciones extrañas, sorprendentes. Pero esta vez estoy asustado. Cómo saber que tu inmersión inglesa está yendo más allá de donde hubieses osado imaginar? Por lo menos en mi caso aquí hay cinco hechos que cuando suceden en tu propia ciudad, te están mandando un mensaje muy claro.

  • Cuando vas por la acera pensando en tus cosas, no te vas hacia tu derecha intuitivamente para dejar pasar a la gente que viene de cara.
  • Cuando abres la puerta de tu casa y el vecino de enfrente lo hace a la vez, en vez de decirle “Buenos días” le dices “Oh, Hello!”
  • Al ver un partido de fútbol (después de tanto tiempo) cuando el delantero tiene la pelota no le gritas “chuta pedazo de animal!” sino “C’mon” (nótese no sólo la expresión en inglés sino también la falta de insulto).
  • Comes fruta compulsivamente como si nunca hubieses visto tanta fruta fresca junta, y nunca fueras a verla de nuevo.
  • Cuando al levantarte ves que hace sol sales a la calle, no importa para qué, no importa dónde, simplemente sales antes de que se nuble.

Hay algo, sin embargo, que me demuestra que mi inglesización no ha ideo más allá del punto de no retorno. Tuve la feliz idea de aterrizar en Heathrow. Para volver a casa decidí tomar la Picadilly Line del famoso London Underground. A mitad de camino, el tren se paró. El conductor informó que se trataba de una de las causas más frecuentes: fallo de señalización en Arnos Grove. En la estación siguiente nos echaron del tren diciendo que terminaba ahí, la gente suspiró un “oh dear” y salió del tren. El siguiente tren llegó rápido, pero los problemas persistían. Al llegar más cerca de Londres, íbamos como sardinas. Decidí dejar de leer mi revista porque no tenia sitio. Innumerables paradas en medio de túneles y esperas infinitas en las estaciones. Finalmente el fallo de señalización era en Wood Green (nuevo fallo?). Nos echan también de ese tren. La gente de nuevo “oh dear” y se salen. El siguiente tren tarda 15 minutos. La gente empuja y entra. Yo decido quedarme fuera con mi maleta. Al ver el siguiente tren lleno me voy, cojo un autobús, llego hasta otra parada de metro, tomo ese metro y llego a casa. Tiempo estándar: 1 hora. Tiempo real: 2 horas 40 minutos.

A todo esto, la gente estaba tranquila y paciente… a mi se me llevaban los demonios y tenía una cara que podría haber mordido. Los londinenses sufren el “tube” en silencio, como las almorranas. A mi me saca de quicio. Todavía no me he adaptado en eso.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Cultura Inglesa, Londres

11 Respuestas a “Test de inmersión inglesa

  1. hideous

    SI, SI, SIIIIII!!!! a mi me pasa igual… siempre q pasa algo en el tube yo me empiezo a quejar, pongo caras…. me irrito… y la gente como si nada……. tranquilos, resignados….. no lo entiendo! con lo que sale el pasaje!!!!!! yo viviria a los gritos! hay dias q a los ingleses habria q ponerlos de cabeza y sacudirlos un poco para q se despierten!!!

  2. L'Étranger

    Cuando hagas como los brits, y entiendas que rebotarte no va a adelantar el tiempo de tu viaje, entonces es hora de irse. Quizás sea mi caso ya…

  3. Pues yo debo tener un ramalazo brit.

    Porque ante un atasco (aquí lo del metro dicen que será para el 2010, por lo menos) no me irrito, no me cabreo, ni hago nada que no pueda arreglar la situación (que además no depende de mí).

    Simplemente disfruto de la música.

  4. Ufff, si no insultas viendo un partido de fútbol preocúpate seriamente :-)

  5. Saha

    El primer síntoma es cuando vas “a casa” y te parece rarísimo que en los semáforos no te indiquen hacia dónde tienes que mirar. O que en las escaleras no ponga nada.!

    Luego empiezas a no saber cuál es el lado “normal” en el que debe ir el conductor y, obviamente, te subes en el contrario, sorprendiéndote de que haya un volante ahí (o de que no lo haya).

    Te resulta de lo más extranno tropezarte con alguien y que la otra persona no diga automáticamente que lo siente (aunque le hayas dado tú) y ver que las ventanas tienen no ya persianas, sino barrotes!.

    Puedes apuntar tb que los vasos de cerveza te resulten ridículos. :)

  6. El metro es para “inmersos” avanzados, jaja.
    Yo cuando voy a España además de alguna de las cosas que comentas (ese sol maravilloso) también me pasa que me riñen en las fruterías porque elijo la fruta tocándola… :-)) y que encuentro a la gente muy mirona y muy gritona. También me da por comer fruta y pescado como posesa.
    Y también lo que comenta Saha de mirar al lado contrario al cruzar.

  7. Ami

    Sería de esperar, entonces, que los ingleses tengan un índice de suicidios más elevado que los españoles…

  8. Pingback: Bis desapasionado « Un mundo perplejo

  9. De acuerdo con Elsinora. Una buena forma de medir tu ‘britificación’: comer compulsivamente fruta y pescado, mirar al lado contrario al cruzar la calle, intentar abrir las ventanas hacia afuera, rehuir de la sombra, emborracharse facilmente, ahorrarse papeleo en cualquier trámite, alucinar con el precio del transporte, …….

  10. JaviMetal, lo de las ventanas hacia afuera es una grandísima verdad.

  11. Ya sé q los británico tienen un trago… xo aunque aquí en Austria es algo mejor, tb tienen lo suyo… Lo importante, quedarse con lo mejor de cada zona. Resultado: enriquecerse…

    A seguir así de bien! Enhorabuena por tus posts y reflexiones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s