Bip bip bip

Al entrar a vivir en mi nuevo piso una cosa que me llamó la atención es que el contador de la luz va con tarjeta prepago. Eso significa que no hay facturas, sino que coges la tarjeta, la recargas, la pones en el contador y se acabó. Sin problemas, pensé yo. Me estaba precipitando.

Ayer al llegar a casa escuché un extraño “bip bip bip”. Tras algunas investigaciones me di cuenta de que era el contador del gas que soltaba un “bip bip bip” cada 55 segundos. Comprobé que nada olía a gas, que tenía crédito y llegando a la conclusión de que no tenía ni idea del significado del ruidito que seguía sonando cada 55 segundos llamé a la compañía del gas.

Tras una buena espera porque todos los operadores estaban ocupados una señorita me preguntó si había hecho todas las comprobaciones que ya había hecho. Aparentemente estaba tan perdida como yo, así que me puso en espera. Al cabo de unos buenos diez minutos me dijo que era la batería del contador.

Un contador a pilas! No podrían haberlo enchufado a la red o hacerlo funcionar a gas? Y qué vas a hacer, cambiarle las pilas?

No, la señorita me dijo que un técnico tiene que venir a renovar el contador entero, y que como esto es un asunto de baja prioridad, las citas son a siete días vista. Pero con fines de semana por medio, se convierte en diez días, el martes 18.

Y qué vas a hacer?

Pues pedir fiesta, qué remedio me queda.

Pero qué pasa si la batería se acaba antes de que venga el técnico.

El contador deja de funcionar, y me quedo sin gas. En ese caso, puesto que no tengo gas, ya no es un asunto de baja prioridad sino un asunto urgente, con lo que tengo que contactarles de nuevo para pedir una cita urgente.

Y cuánto va a durar la batería?

La señorita no lo sabe, pero es posible que se acabe antes de los diez días, en cuyo caso tengo que llamarles y será un caso de urgencia.

Por lo menos, ahora que ya sabes que la batería se está acabando, te habrán dicho cómo apagar el bip bip bip que suena cada 55 segundos.

Pues no, la señorita me dice que no hay manera de apagarlo. Que sirve para recordarme que la batería se está acabando.

Pero eso ya lo sabes. Precisamente te han dicho que no es una prioridad y que vas a tener que esperar diez días! Es imposible hacerlo callar?

Si, la única manera de que se calle es cuando la batería se acabe del todo , en cuyo caso tengo que llamar para una cita de urgencia…

Con noches por debajo de los cinco grados, y el agua y la calefacción a gas, a estas alturas el bip bip bip me parece una bendición.

Segunda parte aquí 

10 comentarios

Archivado bajo Cotidiano

10 Respuestas a “Bip bip bip

  1. Ami.

    Hace dos semanas me mudé a otro departamento. El inquilino anterior le había dado de baja al medidor de la luz. Llamé a la empresa para consultar qué debía presentar para pedir el alta del suministro. Tras una larga espera telefónica que pretendieron amenizar haciéndome escuchar una y otra vez “Everybody’s changing”, de Keane, me comunicaron que debía presentar unos pocos papelitos, y abonar unos muchos otros papelitos. Hasta acá, nada tan estrafalario. La señorita que me atendió me avisa que, previamente a entregar toda la documentación, debo llamar nuevamente para que me tomen ciertos datos. “Ok, muchas gracias”.
    Consigo la documentación y me dispongo a llamar. “Bah”, pienso, “dado que nunca uso el celular para hacer llamadas (no me gusta hablar por teléfono), esta vez lo voy a hacer, por comodidad”. Llamo. Espero unos minutos. Me dicen que para pasarles esos datos tengo que llamar a otro número. Me lo dan. Llamo. Espero unos minutos. Me atiende otra idiota que lanza un saludo de memoria con el mismo tono de voz monótono y revulsivo que la anterior. Me dice que me deriva con quien me tomará los dichosos datos. Espero, ya sin Keane ni nadie amenizando, sólo el tuuuuut-tuuuuut de la llamada que espera. Aguardo 10 minutos. Nada. Corto el teléfono. Consulto el saldo. Ya lo gasté casi todo, y recién lo había cargado. Indignada, me visto (me había levantado hacía un rato), y salgo a buscar un locutorio. Llamo indignada. Otra vez ese saludo odioso de una nueva señorita (parece que se reproducen). Le cuento muy molesta que no me han atendido previamente. Me “reta” porque colgué el teléfono. Discutimos. Me avisa que me derivará nuevamente. Espero. Tuuuuut-tuuuuuut. 5 minutos. Corto. Llamo nuevamente. Esta vez, más enfurecida aún. Otra idiota nueva responde. Le presento una queja casi a los gritos. Me vuelve a derivar. Espero otros 10 minutos. El empleado del locutorio se asoma por el vidrio de la puerta para ver si estoy viva o qué demonios pasa que ni hablo, ni salgo. Vuelvo a cortar. Llamo una vez más, al borde de la locura. Le planteo la queja, endemoniada. Me avisa que esta vez no me va a derivar, que primero va a verificar si las líneas están disponibles. Espero 5 minutos (con Keane de nuevo). Me dice que ahora sí me derivará, que ya verificó. Espero 10 minutos. Llamo de nuevo. Me atiende un hombre esta vez. Le explico, ya resignada, ya sin gritar, con una voz lamentera, que en la suma de todas las llamadas debe hacer una hora que espero. Le pregunto si verdaderamente hay alguien que atenderá algún día, o sólo se divierten con un teléfono negro viejo, que suena en un habitáculo, en algún lugar del desierto. Le pido que por favor me diga cuánto es el tiempo razonable de espera en una llamada, y le pregunto si es tan ilógico lo que le estoy planteando. Me dice que no corte, que primero verificará si las líneas están desocupadas. Le digo que ya lo hicieron, pero igual verifica. Espero. Me deriva otra vez. Y cuando voy por el minuto 8 de nueva espera… me largo a llorar en el locutorio. Corto al minuto diez y me da vergüenza salir, porque no quiero que el empleado piense que mi novio me dejó, y encima, me debe haber estado diciendo una sarta de barbaridades mientras yo me quedaba en silencio, sin responderle nada… Finalmente, tomé valor, salí transpirada, con los ojos, la nariz y la boca hinchados, y le pagué una suma de dinero.

    El resto de la historia no voy a terminarla de contar, porque tengo miedo de que me agarre un ataque de epilepsia de sólo recordarla.
    Voy a quedarme con que ya tengo luz en mi nuevo departamento y eso es todo.

    Ah, los Datos Sagrados que debía proporcionarles eran: Nombre, Apellido, DNI y Domicilio.

    Disculpá la catarsis, querido Sirventes, pero tu historia realmente me ha conmovido. Aunque parecés ser una persona con mucho temple. No te veo llorando mientras silenciás el Bip Bip Bip con un caño de acero. Afortunado Sirventes!

  2. Siempre tienes la opción de pasar a recibir el servicio de forma directa con cargo a cuenta…la tarjeta ayuda a controlar el gasto pero tiene sus inconvenientes…

  3. Pobrín, usa tapones. :)

  4. gallega85

    Hola,

    Ayer te descubrí por casualidad y comencé a leerte, he empezado por los post actuales y he llegado hasta octubre. Me he reido de lo lindo, sobre todo con los de cultura inglesa.

    Me ayuda mucho todo lo que cuentas ya que tengo proyectado irme a Londres en los próximos años y si me encuentro con esos contadores sabré reaccionar sin ataque de histeria (por si es fuga de gas) de por medio jajaja.

    Ya tienes nueva fan para tu blog.

    Saludos

  5. andres buzz

    Hola,

    Ten mucho cuidado cuando lleguen! Basicamente no avisan, no tocan timbre estan treinta segundos y si no te ven se van! Mi esposa tuvo que pedir dias fuera del trabajo solo para esperar a estos tíos y atraparlos en el momento que llegan esperando desde el ‘Frontroom’ y espiando por la ventana.

    Son de lo peor! Asi que el día que dicen que llegan tienes que estar ahí atento porque sino pasan 30 segundos y se van.

    Es de lo peor que hay por estas tierras.

    (nos cambiaron la bateria hace un mes)

    saludos

  6. S

    Hola a todos!

    En mi actual casa tambien tengo el mismo sistema de pago para el gas (de modo que gracias por el aviso!!), pero en cuanto al cambio del sistema de tarjeta al sistema de pago directo a cuenta, me temo que no es tan sencillo Senior Manager.
    Cuando nosotras llegamos a esta casa, hablamos con la companhia para solicitar el cambio, y ademas de abonar una cantidad (no recuerdo cuanto ahora, pero no demasiado), tenian que venir un par de dias a cambiar el contador del gas.
    Al final como era mas complicado decidir cual de nosotras se quedaba un para de dias sin ir a trabajar que recargar cada 15 dias la tarjeta, acabamos dejandolo pasar…somos un desastre en mi casa!

    Por suerte a finales de mes me mudare a una nueva casa…. asi que se acabaron los problemas con la tarjeta del gas!!

    Un saludo,

    S

  7. Ami, eso que cuentas es terrible. Y lo peor es que no me sorprende. Es increíble la de problemas que te ponen para solucionar los temas más simples.

    Senior Manager, es cierto… pero qué sabía yo que el contador iba a pilas!

    Zuviëh, se agradece la comprensión

    Gallega, un placer tenerte aquí.

    Andrés, tomo detallada nota.

    S, antes de mudarte asegúrate de que todo está en orden. Usa el listado de “lo que puede ir mal” que he ido amasando. De hecho, se me está ocurriendo una idea para una nueva sección…

    .

  8. Si no fuera verdad, tendría mucha gracia la situación. Todo (los bip bip, la tarjeta recargable, la compra, la plancha) sea para que no te aburras. ¡Paciencia!
    Un saludo desde las españas.

  9. Jajajaja… la vida es tan absurda a veces. Como se dice, “la realidad supera la ficción”. Estas cosas pasan todos los días y lo cierto es que la pobre telefonista no tiene pito que tocar en esto. El problema es que es tanto lo que los otros dicen que sólo cumplen órdenes o leyes que también uno ya no sabe con quién hablar o hasta dónde alguien se lava las manos.

    ¡Es casi como “El juicio”, de ¿Camus?! Pucha, parece que ando muy perdida con el nombre del autor y tal vez hasta la novela pero me imagino que sabes/n a qué me refiero.

    ¡Ánimo! Tal vez sea como la reserva de gasolina que siempre es mucho más de la que parece.

  10. Pingback: El interminable sufrimiento « Un mundo perplejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s