Aprendiendo de los actores

El viernes fui a ver una obra de teatro, esperando ver a Kevin Spacey en directo, y para mi sorpresa acabé la noche dándome cuenta de lo viejo que me he hecho…

Un día es un día, y no sucede cada día que se pueda ver a Kevin Spacey en directo en una obra de teatro, drama en estado puro. Así que Ignacio, L y un servidor nos dispusimos a ver Speed the Plow, una obra de David Mammet que según las críticas era normalita pero que sus dos actores principales convertían en electrizante.

Y así fue. La obra es literalmente un mano a mano entre Kevin Spacey y Jeff Goldblum, aliñada con la actuación de una bellísima Laura Michelle Kelly. Sus actuaciones no defraudan, al contrario. Supongo que eso es lo que el teatro tiene de especial: que te olvidas de que los que estás viendo no es real. De hecho ES real. Es más que eso.

Leía una entrevista donde la chica comentaba que Jeff Goldblum utiliza sus piernas con sentido dramático. Y es cierto! Su largas piernas, interminables, se mueven con vida propia. Aunque lo que diga no sea gracioso, te das cuenta de que la situación es ligera por cómo mueve las piernas. Cuando las cosas se ponen serias, las piernas se enderezan. Pero no sólo las piernas. Frases que parecen no tener nada, se convierten en graciosas simplemente por la entonación.

Una de las cosas que más me llamó la atención fue el sudor de Kevin Spacey. Empezaba la escena limpio y aseado, y a medida que la tensión aumentaba, su cara se iba empapando en sudor. Yo me preguntaba cómo hace esta gente para hacer eso. Será como cuando consiguen hacer aparecer lágrimas sin sentir pena? El contraste entre Spacey nervioso, casi histérico, y Goldblum superado por los acontecimientos era digno de ver. Y vaya que creí a Spacey. Me iba escondiendo en el asiento no fuera caso que también hubiera gritos para mi.

Al terminar, como siempre sucede, los tres actores salieron a saludar. Dos veces. Advertí que la segunda vez los ojos de Goldblum estaban algo llorosos. Emoción? Me maravillé de cómo los actores llevan la actuación hasta el último extremo. El espectáculo continua hasta que las luces se apagan. Pero no hacía falta que nos hiciera sentir que somos especiales. Es sólo una actuación más para él.

Antes de irnos, decidimos quedarnos a la salida para ver a los actores (un par de fotos aquí) El primero en salir fue Jeff Goldblum, para el que había un taxi esperando. Salió por la puerta de camerinos ataviado en un gran anorak, gafas y un gorro de lana. Al ver a la multitud (una veintena) se detuvo a firmar autógrafos, permitió todas las fotografías e incluso intentó algo de torpe conversación. Bueno, no está mal. Tampoco tenía obligación de hacerlo, así que es de agradecer. Se subió al taxi y nos saludó con una amplia sonrisa mientras se alejaba. Seguidamente recompusimos nuestra fila para esperar a Kevin Spacey.

En la espera alcancé a escuchar lo que decía el guarda de seguridad a los pirmeros de la fila:

“Habeis tenido suerte. Es la primera vez que lo hace. Normalemente se sube al taxi directamente.”

Como?

Así que eso fué algo especial? Será que REALMENTE quería hablar con la gente? Será que aquella fue una noche especial para él? Será que los ojos llorosos que advertí al final de la obra eran de emoción, y no parte de la actuación? Será que vi a un actor de Holywood, quien cuenta sus ingresos por millones, emocionarse sobre un escenario porque unas doscientas personas le aplaudían, y lo confundí con una simple actuación? Será que el sudor de Kevin Spacey no era un recurso dramático sino tensión real, porque la escena era REAL? Será que mi sarcasmo se ha convertido en una venda de cinismo en los ojos?

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Arte

6 Respuestas a “Aprendiendo de los actores

  1. hideous

    a mi me encanta el teatro y disfruto muchisimo viendo esos duelos…
    hace mucho vi en escena a Vanessa Redgrave… por Dios, que maravilla!
    me alegra q lo hayas disfrutado tanto.

  2. Como sabríamos que pondrías las palabras mejor que nadie!!! :)

  3. No sabes la envidia cochina…sana (si es que eso existe) que me das. Adoro el teatro y seguro que fue toda una experiencia.

  4. Ami.

    Siempre pensé que no podría relacionarme de ningún modo con una persona que se dedique a la actuación… siento que sería incapaz de creerle nada…

  5. Hideous, en directo los actores dan mucha más impresión.

    Ignacio, me sonrojas…

    Rebeca, la envidia sana existe, claro que si.

    Ami, supongo que al final se aprende, como los lloros de los niños.

  6. No es por fastidiar el momento emotivo, pero en la foto en la que salen Ignacio y Kevin Spacey se ve que Kevin tiene un problema en el ojo izquierdo, algún tipo de inflamación o infección.
    En todo caso, estoy segura de que el trabajo de actor de teatro favorece la implicación física y mental en lo que se tiene entre manos, porque el tiempo y el espacio del actor coinciden con el de los espectadores y la relación es mucho más directa que en el cine y se basa sobre todo en lo corporal.
    Me alegro de que os llegara tanto la actuación y que pudiérais verlos en persona siquiera brevemente. En Madrid estos días entre el fresco y los vientos huracanados parece que estuviéramos en Londres :-))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s