Archivo mensual: noviembre 2008

Estudiar en tiempos de Internet

Es cierto que Internet nos ha traído numerosos beneficios, pero no es menos cierto que ha traído sus problemas. Como el daño irreparable que está causando en los estudiantes, quienes están siendo privados de aprendizajes que son esenciales para su futuro éxito.

Veamos algunos comentarios aparecidos en este blog y verás a qué me refiero:

Javier comenta

Podrian numerarme las consecuencias k ha tenido la crisis en españa i en toso el mundo¿¿?
I las k tendra.

Podría ser que a Javier le interesa el tema de la crisis, pero a mi eso me huele a enunciado de trabajo de clase.

Susana dice

soy una estudiante de 4 de la eso en la escuela casal dels angels de hospitalet de llobregat, necesitaria informacion sobre la relacion de don juan tenorio con el romanticismo.
gracias

Si, es cierto que quizás está interesada en Don Juan, pero la pregunta es extraña.

En otros casos ni siquiera nos queda al duda como en el caso de Lucía:

hola me llamo lucia y tengo que buscar informacion para un trabajo de ingles sobre the IRA y sobre the bonfire night me podeis ayudar?
gracias
xdxd=)

Estos estudiantes, cuando tienen que hacer los deberes o escribir un ensayo simplemente buscan en Google, en Wikipedia, preguntan en algunos blogs, y trabajo resuelto. Seguramente lo hacen mientras chatean por el messenger. Demasiado fácil. No tienen incentivos para generar nuevas habilidades. Como las siguientes, que van a perderse para siempre:

  • Creatividad: Inventar razones por las cuales no podemos mostrar el trabajo hecho (“se lo comió el perro)
  • Arte dramático: Para contar esas razones deforma convincente
  • Improvisación: Para tomar una hoja cualquiera e inventar la respuesta como si la estuvieras leyendo
  • Regateo: Para que el compañero de mesa te diga las respuestas a cambio de un favor razonable
  • Escritura rápida: Para copiar rápidamente las respuestas del compañero antes de que la profesora o el profesor llegue a tu mesa y recoja el trabajo
  • Comunicación con la familia: Para encontrar a alguien que sepa de la materia y esté dispuesto ah decir las respuestas
  • Networking: Para saber en todo momento quien es el mejor conocido que nos puede aydar en las distintas materias
  • Trabajo en equipo: Para hacer un trabajo entre cuatro o cinco pero que el resultado sea lo suficientemente distinto como para que no se note

Los estudiantes de hoy en día van a terminar sus estudios sin haber aprendido todas estas habilidades… Lo que hace pensar seriamente en qué será de este Mundo cuando ellos manden…

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Mundo Moderno, Uncategorized

A los banqueros sus papas no les contaban cuentos

La reunión del G20 de la semana pasada ha puesto al descubierto una carencia fundamental en los banqueros del mundo, sobretodo los de USA, y que puede haber causado la mayor crisis financiera de todos los tiempos. Esa carencia no es otra que el desconocimiento de los cuentos infantiles.

Tomemos un banquero cualquiera. Supongamos que compra una acción de una empresa en la Bolsa y paga por ella 10 euros. Al contabilizarla va a anotarla como un activo. Supongamos que a fin de año el banquero decide venderla al precio que se cotiza en Bolsa, por ejemplo 12 Euros. El banquero procederá a anotar una entrada de dinero por valor de 12 euros que compensa y elimina del balance la acción. La diferencia de 2 euros corresponde al beneficio, y formará parte de los beneficios que el banquero publicará al cerrar el ejercicio.

Ahora supongamos que el banquero no vende la acción. A la hora de cerrar las cuentas ve que tiene una acción anotada por valor 10 euros. Así que por curiosidad mira a cuanto se cotiza su acción en Bolsa y exclama “Oh my God” (vemos que el banquero es de Nueva York) al comprobar que la acción se cotiza a 12 euros. El banquero considera que si ahora vendiera su acción, recibiría 12 euros, con lo que tendría 2 euros de beneficio, y sus accionistas estarían muy contentos al ver que el valor de lo que el banco posee es mayor, y que tiene beneficios. Pero no la va a vender, porque si se la queda dentro de unos meses todavía va a valer más. Así que revalúa la acción en su contabilidad sumándole 2 euros. Ahora la acción está valorada en 12 euros. Los 2 euros de diferencia son beneficios, exactamente igual que en el caso de la venta (el banquero no ha recibido ningún dinero, pero gracias a la magia de la contabilidad, ha ganado dos euros).

Dejemos al banquero contando sus acciones y permíteme que te cuente un cuento.

Había una vez una niña que iba al mercado a vender una jarra de leche que su vaca había producido. Mientras andaba pensaba en que vendería la leche y compraría huevos. Con los huevos tendría gallinas, que le darían más huevos. Al vender los huevos podría comprar un cerdo, que engordaría y vendería para comprar una vaca, con lo que tendría más leche para vender. Mientras la niña iba andando pensando en cuantos beneficios iba a tener cuando todo su gran plan capitalista se ejecutara, no vió como los precios de las viviendas en USA caían en picado, tropezó con ellos y rompió la jarra de leche, con lo que no pudo vender la leche y en vez de tener los beneficios de una granja de vacas se quedó sin siquiera poder pagar la comida para que su vaca siguiera dando leche.

En la reunión de las economías más importantes del mundo (G20) finalizada el fin de semana pasado, redactaron una declaración. En ella apuntan como principal causante de la presente crisis “la búsqueda de altos rendimientos sin valorar adecuadamente los riesgos (para saber más sobre Riesgo pincha aquí).

En el apartado de recomendaciones aparece este interesante punto:

“Los principales organismos mundiales de contabilidad (se refiere a las autoridades que deciden las normas de contabilidad) deben trabajar para mejorar la valoración de títulos financieros, teniendo en cuenta la valoración de títulos complejos y de baja liquidez, especialmente en tiempos de estrés”.

Lo que viene a decir es que aconsejan cambios en las normas de contabilidad a fin que se valoren los activos de forma más prudente, sobretodo cuando el mercado está especialmente activo. Dejando aparte el hecho que recomiendan prudencia en tiempos de estrés (es decir, que conduzcas con prudencia cuando estés teniendo un accidente), el párrafo es intrigante. Todo parece indicar que es el resultado de las presiones que algunos grupos han estado realizando últimamente. Estos grupos han estado contando el cuento de la lechera a los presidentes del G20, y diciéndoles que el tipo de contabilidad del banquero de más arriba es lo que ha provocado la crisis. Porque si contabilizas un título financiero de gran riesgo como estos títulos basados en hipotecas sub-prime (ver aquí si no sabes lo que son) no por el valor que representa su riesgo, ni siquiera por el valor por el que lo adquiriste, sino por el valor que quizás podrías recibir si lo vendieras, lo único que conseguimos es activos y beneficios hinchados. Y si vamos mirando al cielo pensando en los beneficios que podríamos tener, lo más normal es que no veamos donde pisamos, y nos demos monumental porrazo.

Volvamos a nuestro amigo el banquero, que está la mar de contento con su acción y con todos los títulos financieros basados en sub-primes que ha comprado y que tiene valorados en su activo. Ese activo no representa el riesgo de que alguien no pague la mensualidad y que los títulos acaben valiendo menos que papel mojado. Al explotar la burbuja se da cuenta que no puede venderlos, y que valen mucho menos que lo que tenía contabilizado, con lo que debe devaluarlos, llevando la diferencia a pérdidas (ver cómo todo este problema está basado en una contabilidad irresponsable). Entonces no dice “oh my god”, sino “cómo voy a salvar mi culo ahora” (“how the hell am I going to save my ass”.)

Ahora los directores de los organismos que dictan normas de contabilidad les están mandando cartas al presidente de USA y otros mandatarios para que no les coarten su libertad, para que no les obliguen a cambiar. Lo más gracioso de todo es que las normas internacionales no obligan a contabilizar beneficios antes de tiempo. De hecho nuestro amigo el banquero, al cerrar la contabilidad puede dejar los títulos al valor por el que los compró, o puede revaluarlos. Es lo que se llama opción standard y opción alternativa. Así que el único error de las normas de contabilidad es que dejan libertad al banquero pensando que tomará la mejor decisión. Grave error, teniendo en cuenta que a los banqueros sus papás no les contaban cuentos.

Como deberes para mañana, reflexionemos sobre los que nos dice el cuento de “El vestido nuevo del emperador” sobre esos fantásticos títulos basados en “sub-primes”.

Para ver una cronología de la crisis, pincha aquí

Si sabes de alguna página web o blog donde haya cuentos, por favor menciónala en los comentarios y así la añadiré al post, para ver si los banqueros lo leen y nos evitamos otra crisis, aunque a los españoles no les hace demaisada falta porque su contabilidad es ya bastante prudente.

8 comentarios

Archivado bajo Economía

A vueltas con los tipos

Ayer escribí un post a raíz de la bajada de los tipos de interés. En resumen, decía que todos los periódicos de la tarde en Londres cometieron un error matemático en una de las portadas más importantes de los últimos 50 años. Un error que en un examen de matemáticas les habría valido una buena cantidad de bolígrafo rojo.

Puesto que no conseguía ver a qué conclusiones nos lleva el citado error, decidí recurrir a ti, que estás leyendo al otro lado, para que me sacaras del entuerto, porque Un Mundo Perplejo se enorgullece de buscar siempre el hecho detrás de la noticia. Así que abrí una encuesta, pero cometí un error: en las opciones de respuesta no incluí “Todas las anteriores”, que al parecer es la opción favorita.

Al parecer ese error ha puesto en cuestión la objetividad y solvencia de Un Mundo Perplejo. Dado que el prestigio y buen nombre del blog está en tela de duda, el equipo de investigadores que lo hace posible ha decidido poner todos los recursos necesarios para mantener su buen nombre, y en un esfuerzo sin precedentes ha publicado de nuevo la encuesta para que tu puedas expresar tu opinión sin tapujos ni manipulaciones. Esta vez tendrás la oportunidad de votar por la opción “D”, la inefable “todas las anteriores”.

He aquí la pregunta. Por favor, se tan amable de participar:

8 comentarios

Archivado bajo Humor

El Diablo está en los pequeños detalles

La gran noticia sorpresa de la semana pasada fue la bajada de tipos de interés en UK (he dicho noticia sorpresa). Curiosamente, la noticia dejó en evidencia algo sobre los periódicos londinenses de la tarde. Lo que no tengo tan claro es qué.

Después de que le Reserva Federal Americana decidiera rebajar el tipo de interés del dinero en un punto, todo el mundo esperaba una decisión similar por parte del Banco de Inglaterra. La mayoría apostaban por una rebaja de medio punto, aunque los economistas de la mayoría de instituciones financieras y periódicos (esos que le dicen al Banco Central lo que tiene que hacer sin tener que responder por un error) exigían una rebaja de un punto. The Old Dame of Threadneedle, como se conoce al Banco de Inglaterra, sorprendió a todo el mundo con una rebaja de un punto y medio, pasando de 4,5% a 3%.

Cuando yo aprendía matemáticas hace unos años, me decían que al hablar de porcentajes hay que ir con cuidado. Si yo tengo el 50% de algo y de repente me dicen que me van a quitar el 10%, significa que voy a tener 45%, porque el 10% de 50 es 5, por lo tanto 50%-10%=45%. Ahora bien, si me van a dejar en 40% diré que me van a quitar 10 puntos porcentuales. Supongo que a ti también te contaron la diferencia antre porcentje y puntos porcentuales. La cosa no deja lugar a dudas.

Cual fue mi sorpresa al ir andando hacia casa y ver que los tres periódicos londinenses de la tarde (The London Paper y London Lite / Evening Standard) compartían portada casi igual: El Banco Central baja los tipos de interés 1,5%.

Veamos, si los tipos de interés estaban al 4,5% y el Banco de Inglaterra los bajó un 1,5%, los nuevos tipos serían 4,41%, y no 3%. Soy yo o los números no salen? Rápidamente eché un vistazo a los medios más serios, y afortunadamente descubrí que tantos años de estudio no han sido en vano, ya que The Guardian y The Times decían textualmente “1,5 puntos porcentuales”.

Los tres periódicos de la tarde, que son de tipo informal, dan la noticia en portada con un error matemático. Los periódicos más “serios” la dan correctamente. Esto me hizo pensar, aunque no conseguí llegar a ninguna conclusión. Es por ello que apelo a tu criterio para que me saques de dudas.

No respondas a la pregunta todavia. Sigue leyendo el siguiente post.

7 comentarios

Archivado bajo Economía, Perplejo

La bolsa o la vida

A estas Alturas de la Historia de la Humanidad, nadie puede negar que el Capitalismo es una cosa maravillosa: cada uno buscando su propio provecho provoca que el conjunto de la población mejore su nivel de vida. Algo que es a la vez causa y consecuencia de dicha mejora es el Consumo, que algunos tachan despectivamente como consumismo. Veamos uno de los mecanismos que los capitalistas usan para asegurar que las bondades del Consumo no cesan.

Cada día vemos en las noticias la preocupación por el estado del Consumo. No importa que los precios de la vivienda se hundan, que el precio del petróleo vaya montado en las montañas rusas, que los mercados financieros estén en estado de histeria. Lo que en el fondo importa es que los consumidores sigamos consumiendo. Por eso el dato económico más temido es el de las ventas en las tiendas y supermercados, el “high Street” como dicen por aquí. Porque si el consumo se detiene no hay ventas, y se acumulan las existencias, y las empresas tienen que despedir a trabajadores, y no hay inversión, y entramos en un círculo vicioso que arrastra la economía a la recesión. Pero mientras el consumo siga creciendo, la rueda del capitalismo sigue girando. Y mientras consumimos somos felices y aumenta nuestro nivel de vida.

Estaremos de acuerdo entonces que los capitalistas deben hacer lo posible por mantener el consumo, por el bien de todos.

Veamos cual es la última novedad que están utilizando. El vídeo que puedes ver más abajo es de Barclaycard, la rama de tarjetas de pago del banco inglés Barclays. Es un anuncio de una de sus tarjetas que incorpora un nuevo sistema de pago: contactless. La novedad es que en vez de pasar la banda magnética de la tarjeta por un lector, o hacer que un chip haga contacto con el lector, en este caso el lector se comunica con la tarjeta mediante radiofrecuencia (RFID). Gracias a ello, la tarjeta se identifica en el lector simplemente pasándola por delante, como sucede en el metro de Londres con la Oyster ( si has estado en Londres). Fíjate en el vídeo y lo verás claro.

El anuncio muestra la mejor cualidad del producto: pagar pequeñas cantidades (menos de 10 libras) o entrar en el metro es rápido y fácil. La “contactless card” esta diseñada para substituir al dinero “en metálico” para pagos de pequeñas cantidades. Tu pensarás que esta es otra forma de los bancos de hacernos pagar con tarjeta y así meterse las comisiones en el bolsillo. Pero eso es un gran error. Forma parte de algo mucho más importante.

En realidad este sistema de pago está diseñado para salvar la Economía, para nuestro bien. Estudios demuestran que pagar con dinero de plástico aumenta el comportamiento impulsivo, resultando en un incremento del 20% en el valor de las compras (prometo que no me lo estoy inventando, los estudios existen). Supongo que reconoces la situación: estás en una tienda, hay algo que te gusta, no es muy caro, así que decides comprarlo a pesar de que no estás muy seguro, tomas la cartera o el monedero y cuando miras cuánto dinero te queda decides que de todos modos no lo necesitas. Ahí lo que estás haciendo es detener la rueda del capitalismo, el círculo virtuoso que nos beneficia a todos. Esta tarjeta te da el empujón que necesitas, y antes de pensar si te lo puedes permitir, zas! ya lo has comprado. No es magnífico?

Es como cuando en la edad media los asaltadores de caminos les quitaban la bolsa con monedas a los viajantes, monedas que iban a acabar debajo de una baldosa y que en manos de los bandoidos eran reintroducidos en la Economía en forma de vino, cerveza y mujeres. Cuánto ha avanzado nuestra cultura que ahora, en vez de un terrible bandido tienes a una cajera de sonrisa angelical y encima, te llevas un producto a casa que, admitámoslo, querías, qué digo, necesitabas!

9 comentarios

Archivado bajo Economía, TV