A los banqueros sus papas no les contaban cuentos

La reunión del G20 de la semana pasada ha puesto al descubierto una carencia fundamental en los banqueros del mundo, sobretodo los de USA, y que puede haber causado la mayor crisis financiera de todos los tiempos. Esa carencia no es otra que el desconocimiento de los cuentos infantiles.

Tomemos un banquero cualquiera. Supongamos que compra una acción de una empresa en la Bolsa y paga por ella 10 euros. Al contabilizarla va a anotarla como un activo. Supongamos que a fin de año el banquero decide venderla al precio que se cotiza en Bolsa, por ejemplo 12 Euros. El banquero procederá a anotar una entrada de dinero por valor de 12 euros que compensa y elimina del balance la acción. La diferencia de 2 euros corresponde al beneficio, y formará parte de los beneficios que el banquero publicará al cerrar el ejercicio.

Ahora supongamos que el banquero no vende la acción. A la hora de cerrar las cuentas ve que tiene una acción anotada por valor 10 euros. Así que por curiosidad mira a cuanto se cotiza su acción en Bolsa y exclama “Oh my God” (vemos que el banquero es de Nueva York) al comprobar que la acción se cotiza a 12 euros. El banquero considera que si ahora vendiera su acción, recibiría 12 euros, con lo que tendría 2 euros de beneficio, y sus accionistas estarían muy contentos al ver que el valor de lo que el banco posee es mayor, y que tiene beneficios. Pero no la va a vender, porque si se la queda dentro de unos meses todavía va a valer más. Así que revalúa la acción en su contabilidad sumándole 2 euros. Ahora la acción está valorada en 12 euros. Los 2 euros de diferencia son beneficios, exactamente igual que en el caso de la venta (el banquero no ha recibido ningún dinero, pero gracias a la magia de la contabilidad, ha ganado dos euros).

Dejemos al banquero contando sus acciones y permíteme que te cuente un cuento.

Había una vez una niña que iba al mercado a vender una jarra de leche que su vaca había producido. Mientras andaba pensaba en que vendería la leche y compraría huevos. Con los huevos tendría gallinas, que le darían más huevos. Al vender los huevos podría comprar un cerdo, que engordaría y vendería para comprar una vaca, con lo que tendría más leche para vender. Mientras la niña iba andando pensando en cuantos beneficios iba a tener cuando todo su gran plan capitalista se ejecutara, no vió como los precios de las viviendas en USA caían en picado, tropezó con ellos y rompió la jarra de leche, con lo que no pudo vender la leche y en vez de tener los beneficios de una granja de vacas se quedó sin siquiera poder pagar la comida para que su vaca siguiera dando leche.

En la reunión de las economías más importantes del mundo (G20) finalizada el fin de semana pasado, redactaron una declaración. En ella apuntan como principal causante de la presente crisis “la búsqueda de altos rendimientos sin valorar adecuadamente los riesgos (para saber más sobre Riesgo pincha aquí).

En el apartado de recomendaciones aparece este interesante punto:

“Los principales organismos mundiales de contabilidad (se refiere a las autoridades que deciden las normas de contabilidad) deben trabajar para mejorar la valoración de títulos financieros, teniendo en cuenta la valoración de títulos complejos y de baja liquidez, especialmente en tiempos de estrés”.

Lo que viene a decir es que aconsejan cambios en las normas de contabilidad a fin que se valoren los activos de forma más prudente, sobretodo cuando el mercado está especialmente activo. Dejando aparte el hecho que recomiendan prudencia en tiempos de estrés (es decir, que conduzcas con prudencia cuando estés teniendo un accidente), el párrafo es intrigante. Todo parece indicar que es el resultado de las presiones que algunos grupos han estado realizando últimamente. Estos grupos han estado contando el cuento de la lechera a los presidentes del G20, y diciéndoles que el tipo de contabilidad del banquero de más arriba es lo que ha provocado la crisis. Porque si contabilizas un título financiero de gran riesgo como estos títulos basados en hipotecas sub-prime (ver aquí si no sabes lo que son) no por el valor que representa su riesgo, ni siquiera por el valor por el que lo adquiriste, sino por el valor que quizás podrías recibir si lo vendieras, lo único que conseguimos es activos y beneficios hinchados. Y si vamos mirando al cielo pensando en los beneficios que podríamos tener, lo más normal es que no veamos donde pisamos, y nos demos monumental porrazo.

Volvamos a nuestro amigo el banquero, que está la mar de contento con su acción y con todos los títulos financieros basados en sub-primes que ha comprado y que tiene valorados en su activo. Ese activo no representa el riesgo de que alguien no pague la mensualidad y que los títulos acaben valiendo menos que papel mojado. Al explotar la burbuja se da cuenta que no puede venderlos, y que valen mucho menos que lo que tenía contabilizado, con lo que debe devaluarlos, llevando la diferencia a pérdidas (ver cómo todo este problema está basado en una contabilidad irresponsable). Entonces no dice “oh my god”, sino “cómo voy a salvar mi culo ahora” (“how the hell am I going to save my ass”.)

Ahora los directores de los organismos que dictan normas de contabilidad les están mandando cartas al presidente de USA y otros mandatarios para que no les coarten su libertad, para que no les obliguen a cambiar. Lo más gracioso de todo es que las normas internacionales no obligan a contabilizar beneficios antes de tiempo. De hecho nuestro amigo el banquero, al cerrar la contabilidad puede dejar los títulos al valor por el que los compró, o puede revaluarlos. Es lo que se llama opción standard y opción alternativa. Así que el único error de las normas de contabilidad es que dejan libertad al banquero pensando que tomará la mejor decisión. Grave error, teniendo en cuenta que a los banqueros sus papás no les contaban cuentos.

Como deberes para mañana, reflexionemos sobre los que nos dice el cuento de “El vestido nuevo del emperador” sobre esos fantásticos títulos basados en “sub-primes”.

Para ver una cronología de la crisis, pincha aquí

Si sabes de alguna página web o blog donde haya cuentos, por favor menciónala en los comentarios y así la añadiré al post, para ver si los banqueros lo leen y nos evitamos otra crisis, aunque a los españoles no les hace demaisada falta porque su contabilidad es ya bastante prudente.

8 comentarios

Archivado bajo Economía

8 Respuestas a “A los banqueros sus papas no les contaban cuentos

  1. Me encantan los cuentos…los que nos explican ahora, banqueros, economistas y gobiernos, son de lo más entretenido.
    No sé si será cierto eso de que a los banqueros sus papás no les explicaban cuentos, lo que sí que es cierto es que si tienen uno pero pueden contabilizar que tienen tres, ¡no dudes de qué lo harán!
    Nuestra economía mundial se asemeja a Las Vegas: Señoras y Señores, la Banca Gana!
    Por cierto, como me gustan mucho los cuentos tengo algún blog localizado…te adjunto uno, apto para todos los públicos, por si sirve de ayuda.
    http://www.terra.es/personal/kokopaco/

  2. Jeje, muy bueno, me encanta esto del “creative accounting”. Parece mentira que hasta en contabilidad se puede tener imaginación e inventarse semejante burbuja. Lo curioso de todo esto es que llevan años intentando establecer unos valores de contabilidad comunes para regular y controlar que las valoraciones de las empresas sean las más correctas posibles y visto lo visto… como que va a ser que no.

    Saludos!

  3. La literatura al rescate, como tiene que ser. Y el humor, claro.
    No sé si los microcuentos valdrían para ilustrar a los contables, pero en todo caso mi blog tiene dos cuentos breves, en clave más contemporánea, sobre gente que se aferra a las cosas y no las suelta (Gumias del espacio: http://elenaalemany.bdbueno.es/?p=25).
    Muy bueno el post.

  4. Yo escribo cuentos en mis ratos libres e inspirados….. Eso quiere decir que ¿puedo ayudar a los banqueros?

    No lo creo… yo de banqueros, banca, dineros y cosas de números no entiendo…. :)

  5. Lo que se ve que si leyeron fue tiras cómicas, concretamente una de Quino y Mafalda que termina diciendo “Hoy he aprendido que la verdad desilusiona a la gente”, que casualmente había dibujado esta semana en mi blog.
    Los contables “imaginativos” lo hacen por nuestro bien, para que no nos deprimamos al conocer la cruda realidad financiera…

  6. Olga

    Tu blog me parece GENIAL, te sigo desde este verano leyendo todos y cada uno de tus post, pero no ha sido hasta hoy cuando me he decidido a escribirte, lo cual es normal porque el de hoy ha sido sublime, buena mezcla de conocimientos y humor tan escasos hoy en día…

    Un saludo desde Sevilla!

  7. Cuanto daño han hecho las plusvalías latentes en las cuentas de resultados de gestores irresponsables y figurones, cuanto daño …

  8. Rubi

    Me gusta este blog, y aunque lo de participar no va conmigo voy a aportar mi granito de arena para ganarme el cielo (si muero durante los próximos 6 meses, oferta no acumulable) .
    Cuentos de los hermanos Grimm en 5 idiomas diferentes:
    http://www.grimmstories.com/

    Por los pobres banqueros, porque ellos lo valen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s