Archivo de la categoría: Economía

La integridad de los periodistas

Dicen los periodistas que ellos no provocaron la crisis. Dicen que hay quien les esta responsabilizando por ella, o de tener algo que ver. Es evidente que ellos no la provocaron. Lo que ellos han hecho es sacar tajada.

He estado algunos días en España y me ha sorprendido escuchar repetidas veces a periodistas comentar de una forma u otra que ellos no tienen la culpa de la crisis. Esto no me viene de nuevo, puesto que importantes periodistas británicos fueron citados por una comisión de control para explicar su relación con la crisis.

Estaremos de acuerdo en que la crisis tiene su origen en el mercado inmobiliario, unas inversiones de dudosa rentabilidad por parte de los bancos y alguna otra cosa más. Lo que hicieron los periodistas fue reportar los hechos a medida que iban sucediendo. Sería injusto matar al mensajero, cierto?

Por la mañana hay dos periódicos gratuitos en Londres. El que yo normalmente leo es el periódico de noticias económicas City AM. Al ser gratuito sus ingresos provienen de la publicidad. El anunciante pagará en función del número de lectores, es decir, cuánta gente está expuesta a su anuncio. Así que a fin de cuentas, gratuitos o de pago, los periódicos buscan ser leídos por la mayor cantidad de gente, al igual que canales de radio y televisión buscan la mayor audiencia posible.

Volviendo a la rutina diaria me he reencontrado con mi periódico gratuito y mi ya olvidada ansiedad. Estos días de vacaciones sin noticias me habían hecho olvidar la crisis, pero el periódico me ha arrastrado de con violencia a la cruda realidad. El titular decía “USA vuelve a 1955 con el retorno de la deflación”. Es terrible! Necesito saber que tan grave es! La primera frase simplemente me confirma mi presentimiento:

“Los temores sobre la salud de la mayor economía del mundo incrementaron ayer después que los datos confirmaran que USA entró en deflación por primera vez en más de 50 años.”

Si sigues leyendo te das cuenta que si descontamos alimentos y energía, los otros bienes han subido. De hecho, con los datos en la mano descubrimos que la situación no es tan grave, y que la deflación no es necesariamente mala (aunque puede serlo mucho). Falsa alarma pues.

Pero mañana voy a llegar a la estación buscando mi ejemplar del periódico. Deseo saber, necesito saber cual es la nueva desgracia que ha sucedido, que tan mal va la crisis. De hecho, cuando hace unos días el hombre que reparte los periódicos se cambió de puerta de entrada en la estación, yo cambié mi ruta con él para asegurarme el periódico, a pesar de que eso significa ir en contra de la corriente humana que desenboca en la salida.

Hoy estaba pensando en esto mientras intentaba evitar ser arrollado: cómo he variado mis hábitos a fin de poder leer el siguiente capítulo de la crisis. Reflexionaba sobre ello y me he dado cuenta de la suerte que tenemos que los periodistas y editores de periódicos tengan su integridad como algo tan importante. Si mi salario dependiera de la gente haciendo un esfuerzo para tomar mi periódico, sin duda exageraría el dramatismo de la situación.

4 comentarios

Archivado bajo Economía

El Euro es bueno: un ejemplo simple

Hay muchos argumentos a favor y en contra de la unidad monetaria de zona de Libre Comercio. A continuación te describo de forma simple y con ejemplo uno a favor.

De vez en cuando dejo la isla inglesa y vuelvo al continente, al sur de los Pirineos. Hace un tiempo llegaba en plan millonario destacando lo barato que era todo para mi. Ahora me quejo de que todo está caro. Por otro lado, las hordas de turistas españoles que invaden Regent’s street, Oxford Street y Harrod’s están disfrutando de unas rebajas fuera de temporada, ya que encuentran todo baratísimo.

La razón es que la Libra Esterlina se ha hundido en el mercado de divisas. Antes del inicio de la crisis financiera, por ejemplo el 1 de Agosto de 2007, al ir al banco con una libra me la cambiaban por casi un euro y medio (1/8/2007 = €1,48). La crisis explotó durante Agosto de 2007. Un año después, por una de mis libras ya sólo me daban un euro con 27 céntimos (1/8/2008 = €1,27). Poco después, en Septiembre de 2007 la crisis cambiaba a peor.  Hoy, 7 de Abril de 2009, por la misma libra que me cuesta exactamente lo mismo de ganar me dan un euro con 10 céntimos. En menos de dos años mi libra ha perdido un 25% de su valor.

Si miramos desde el lado contrario, el 1de Agosto de 2007 por un euro te daban 67 peniques. Hoy 7 de Abril de 2009 te dan noventa peniques. En resumen, que si no contamos el IPC, después de los 20 meses de crisis al comprar en España todo me cuesta un 25% más caro, y al que cobre con euros, todo le sale en Londres un 34% más barato. Como dice el dicho, vale más una imágen que mil palabras.

Evolución de la Libra esterlina desde Agosto 2007

Evolución de la Libra esterlina desde Agosto 2007

Cómo se explica esto? Sencillo. La crisis ha golpeado a todos los paises europeos. Por diversas razones en Irlanda, Italia, Grecia, España y el Reino Unido el golpe ha sido más doloroso.  Puesto que los tres primeros usan el Euro, están a salvo de tormentas de divisas como las que sucedieron en 1993. Pero el Reino Unido tiene moneda propia, su economía está en una situación muy grave y el futuro no pinta mejor, con lo que los mercados han castigado su divisa. Moraleja: el Euro es la moneda de 16 paises europeos, que como conjunto hacen una zona económica poderosa, de lo que su moneda se beneficia ya que los mercados atacaran antes otras monedas con menos peso económico. 

La respuesta “de libro” es que el mercado corrige los desequilibrios: al depreciarse la libra, los productos británicos son más baratos, se incrementan las exportaciones, se incrementa la producción y el país sale de la crisis. Lo que el “libro” no sabe es que la crisis le está dando la puntilla al maltrecho sectror manufacturero británico, y que ese sector, y el resto del país, depende de las importaciones de materia prima, comida, y productos baratos asiáticos. En consecuencia, la depreciación de la moneda no sirve para incrementar las exportaciones, sinó para aumentar el precio de las necesarias importaciones. No es de extrañar que el IPC se haya disparado y que los cierres de fábricas sigan desbocados.

Que te parece a ti? Es bueno? Es malo? Estás comprando un billete de avión a Londres?

Si te has quedado con ganas de más crisis y más economía, puedes ver esta página sobre la Crisis Económica

6 comentarios

Archivado bajo Economía

Palabras útiles en inglés: “Bear/Bull Market”

Ahora que todo el mundo está preocupado por los mercados financieros, aprovechamos para hablar de dos palabras esenciales en cualquier conversación pretenciosa: Bull/Bear Market.

Normalmente los mercados financieros tienen un comportamiento confuso, con constantes subidas y bajadas. A veces esa confusión desaparece y los mercados se mueven de forma sostenida en una sola dirección. Cuando el mercado sube de forma constante se dice que es un  “Bull Market“. Cuando cae, como sucede actualmente, se le llama “Bear Market“. Es decir mercado toro y mercado oso.

Por qué tenemos que llamarlo con nombres de animales pudiendo llamarlo de forma normal? Es necesario crear una barrera que separe a los que saben de los que no. Usar palabras complicadas es la mejor manera. Además, al utilizar dichas palabras de alguna manera estamos haciendo que el tema del que hablamos (mercados que suben y bajan) tengan un cierto aire místico, con lo cual pretendemos saber mucho más de lo que en realidad sabemos. El caso que nos ocupa es un perfecto ejemplo.

Lo mejor de todo es que también los puedes usar en tu lengua nativa. Por ejemplo puedes decir “Todavía vamos a pasar algún tiempo en este bear market” o también “Nada hace pensar que podamos ver un bull market en el corto plazo“. Lo más posible es que la persona con quien hables se quede boquiabierta ante tal demostración de conocimiento y no ose preguntar que es lo que significa lo que has dicho por miedo a parecer ignorante. Por otro lado, si la otra persona conoce las palabras, te identificará como uno de los suyos. La jerga es como un código secreto que es imprescindible dominar a fin de entrar en la selecta élite que “sabe” de bolsa.

Un último apunte. Parece que en los últimos días los mercados han cambiado de dirección. Podríamos decir que “el bear market ha terminado y quizás estamos entrando en un bull market“. Los expertos descartan esta opción. De hecho afirman que se trata de un “Bear Market Rally“. Por “rally” se refieren a una repentina subida del mercado, que aparentemente es una de las características del “bear market“, y que pronto acabará, dando paso de nuevo a caídas sostenidas.

Ahí está, la tercera palabra de hoy, de tremenda utilidad para aparentar saber algo y que además puedes utilizar desde hoy mismo para demostrar que estás al día de las noticias.

Más frases, palabras y expresiones informales para el día a día en inglés pinchando en el link.

6 comentarios

Archivado bajo Economía, inglés

Ignorantes

La revista The Economst publicaba la semana pasada un artículo de opinión en la sección UK titulado “La espiral de la ignorancia“.

El segundo párrafo dice, y traduzco literalmente (en la medida de lo posible):

“Casi nadie parece saber de lo que está hablando. El tumulto de la crisis financiera ha superado incluso a la mayoría de economistas. La clase política británica está ofuscada. La gente normal está abrumada. Y justo cuando la relación entre los bancos y los males económicos  demuestra ser venenosa, la interacción entre la ignorancia del público y de los políticos está dañando las esperanzas del país.”

Disfrutemos la cita también en su inglés original:

“Almost nobody appears to know what he is talking about. The havoc of the financial crisis has stretched and outstripped even most economists. The British political class is befogged. Ordinary people are overwhelmed. And just as the interaction between banking and economic woes is proving poisonous, so the interplay of public and political ignorance is damaging the country’s prospects.”

Y no hay nada más que añadir. Corto y certero.

Ahora substituye el texto en negrita por el nombre del país donde vives y vuelve a leer el párrafo.

3 comentarios

Archivado bajo Economía

Era un alemán, un francés y un inglés

Los miembros más orientales de la Unión Europea están sufriendo la crisis con más crudeza que el resto de miembros. Necesitan ayuda, pero cada vez que tratamos de explicar lo que sucede acabamos haciendo frases que parecen chistes. Esto era un alemán, un francés y un inglés…

Mientras que los países del Euro, con la excepción de Grecia e Irlanda, parece que van capeando la crisis como mejor pueden, los países del Este no tienen la envergadura necesaria para hacerlo. El paro se dispara, la producción cae, el cambio de sus monedas se desploma. Necesitan dinero urgente, y como es lógico, miran a la UE para que se lo de, porque al fin y al cabo, por eso se unieron.

Y quien tiene el dinero en la UE?

El problema aquí es que se está utilizando el chantaje emocional. El primer ministro húngaro dice que Europa corre el peligro de dividirse en dos bloques, recreando el telón de acero. Nadie quiere que eso suceda. Nadie quiere que la gente incluso piense que eso puede suceder, así que los tres gigantes europeos tienen que tomar posiciones rápidamente.

Cuando los alemanes oyen que alguien menciona dinero en la UE se echan la mano al bolsillo, porque ya saben quien va a acabar pagando. Como que no van sobrados no están dispuestos a dar cheques en blanco, aunque ya saben que la cosa no les va a salir gratis. Los franceses son los más europeistas de todos. Están dispuestos a ayudar en lo que haga falta para conservar la unidad de Europa frente al poderoso gigante americano. Y lo van a hacer si les sobra dinero después de subvencionar a todas las industrias francesas que pierden dinero a manos llenas, aunque la UE les llame anticompetitivos. Y los ingleses… bueno, que la UE se rompiera en mil pedazos no les quitaría el sueño. Y mientras van esperando a que eso suceda, van diciendo que todos tenemos que ayudar y salir de la crisis juntos. El sarcasmo inglés es sin duda una de sus mejores cualidades.

Pasen y vean cómo los paises europeos nos dan a todos una demostración de cómo nadar y guardar la ropa. O puesto de otro modo, cómo mantener la calma en la Unión Europea, conseguir lo que quieren y mantener a todo el mundo contento al mismo tiempo. Ah! Y tomen notas. Seguro que vamos a sacar algunos consejos que podemos aplicar en la próxima reunión familiar.

7 comentarios

Archivado bajo Economía

Échale la culpa a la testosterona

Tenemos nuevo malo de la película. Porque ya hace tiempo que se buscan culpables para la mastodóntica crisis global que nos aflige. Se está culpando a los bancos centrales, a los banqueros, a los reguladores, al capitalismo, a la globalización (ese clásico), pero poco a poco va emergiendo un nuevo culpable que parece hacer las delicias de todos: la testosterona.

La testosterona es un químico que se encuentra en grandes cantidades en los hombres y en ínfimas cantidades en las mujeres. Aparentemente provoca incrementos de confianza. Algunos estudios han encontrado una relación directa entre altos niveles de testosterona y beneficios en los mercados financieros. Y puesto que los que no tienen beneficios acaban siendo apartados de las operaciones, tenemos que los mercados financieros están llenos de individuos a los que les sale la testosterona hasta por las orejas. La confianza que provoca hace que en buenos tiempos todos quieran comprar. Cuando algo anda mal, la cortisona entra en juego, generando el efecto contrario, y es cuando el pánico se apodera de los mercados.

Numerosos artículos están utilizando esta teoría a la hora de buscar culpables de la crisis. Y es la mejor explicación posible. Por un lado no cuestiona el Sistema. Por otro las mujeres sienten que tienen un argumento para entrar en un área dominada por hombres. Dicen que las mujeres consideran sus decisiones más detenidamente (cito textualmente) lo que contrarrestaría la testosterona, evitando los episodios de euforia y pánico. Para los hombres este es un mal menor, puesto que de todos modos, la llegada de mujeres a todos los puestos de importancia en los negocios es un hecho, y va a suceder con o sin la ayuda de la testosterona.

Todos contentos entonces, porque quien va a culpar a los hombres de tener testosterona? Es algo que viene en los genes. Criticarlo sería atentar contra la igualdad de oportunidades.

Así que ya estamos listos. Echémosle la culpa a la testosterona y se acabó el problema.

7 comentarios

Archivado bajo Economía

En el Banco de Inglaterra no tienen ni idea

El Gobernador del Banco de Inglaterra ha admitido públicamente que no entiende nada sobre esta crisis. Al fin una noticia positiva!

En un discurso ante la patronal británica la semana pasada, el gobernador del Banco de Inglaterra dijo en referencia a la situación económica actual.

“Está claro que la políticas no consiguieron prevenir el desarrollo de una situación insostenible”

Y en referencia a las políticas aplicadas más recientemente, como la reducción hasta niveles ridículos del tipo de interés, dijo:

“El retraso de los efectos de la política económica son notoriamente largos e impredecibles”

La traducción de toda esta palabrería convenientemente estudiada por su departamente de relaciones públicas es simplemente “No sabemos por qué las políticas no prevenieron la crisis, y no sabemos cuando las políticas que estamos implementando van a funcionar, o incluso si van a funcionar”. Es decir, que el Gobernador del Banco de Inglaterra no tiene ni la más mínima idea de cómo nos metimos en la crisis o cómo salir.

Y tu dirás: Pues si el Gobernador del Banco de Inglaterra, uno de los economistas más brillantes del país ayudado por los economistas más brillantes del país y parte del extranjero no lo sabe, entonces estamos listos. Si ese es tu pensamiento, estás siendo hipócrita y oportunista.

Es de dominio público que los economistas no tienen ni idea de Economía. Saben muchas teorías, usan palabras complicadas y a veces son capaces de explicar crisis del pasado pero sobre el futuro? Ni idea.

Lo que a menudo parece seguridad no es más que arrogancia o simple ingenuidad.

Es de agradecer que nos ahorre el dolor de clases magistrales de economía que no se cree ni él (bullshit). Debo decir que el hombre me produce simpatía. Admitir la ignorancia es el primer paso para abandonar el libro de economía y empezar a aplicar el sentido común, que seguro que funciona mejor. Buena suerte majete!

9 comentarios

Archivado bajo Economía

Las razones de la crisis

Dicen que la economía es el arte de predecir el pasado. Hoy los economistas están en condiciones de explicar cómo empezó la crisis. El problema es que no se ponen de acuerdo en quien tiene la culpa. Sorpresa!

Seleccionemos dos versiones aparecidas recientemente. Una es la publicada por el “think tank” (expresión que comentaremos uno de estos días) llamado Cato. La explicación tiene dos partes. Una es que la Reserva Federal Americana (el Banco Central de USA) mantuvo los tipos de interés demasiado bajos, haciendo los créditos demasiado baratos,  y atrayendo al tipo de clientes que acaban no pagando las cuotas. La Reserva debería haber subido los tipos para dejar a este tipo de gente fuera de los créditos. Cuando empezaron a dejar de pagar, todos los bancos ya tenían un pedacito de esos créditos malos, y ya sabes lo que pasó después.

La otra parte es que el Gobierno Americano con su política de dar acceso a la vivienda a aquellos que no se lo podían permitir hizo que las instituciones financieras invirtieran en esos créditos públicos que las agencias hipotecarias parcialmente dominadas por el Gobierno daban. Aunque los bancos sabían que eran créditos con riesgo, no les importaba porque sabían que en el peor de los casos, el Gobierno rescataría las agencias (como precisamente ha pasado).

Otra versión es un pequeño documento de 5 páginas escrito por un periodista de la BBC en el cual cuenta que los créditos baratos disponibles gracias a los tipos bajos y a la inversión extranjera de China, India y Oriente Medio hicieron que todos nosotros nos endeudáramos más de la cuenta sin pensar en el futuro. Y los Gobiernos vieron como los bancos prestaban créditos basados en demasiada inversión extranjera, dejando el país en deuda. Pero sobretodo culpa a los bancos por no hacer lo que de hecho es su trabajo: analizar el riesgo de sus operaciones y actuar en consecuencia.

Quien tiene razón? El que culpa al Banco Central por mantener los precios de los créditos demasiado baratos y al Gobierno por hacer políticas de acceso a la vivienda, o el que culpa a los banqueros por dar créditos sin irresponsablemente e invertir en valores y no reflejar el riesgo en sus cuentas? O es todo mentira y fue una malévola alineación de la Luna con Saturno?

Ya lo dicen por ahí que Dios puso a los economistas en la Tierra para hacer qudar bien a los astrólogos.

5 comentarios

Archivado bajo Economía

A los banqueros sus papas no les contaban cuentos

La reunión del G20 de la semana pasada ha puesto al descubierto una carencia fundamental en los banqueros del mundo, sobretodo los de USA, y que puede haber causado la mayor crisis financiera de todos los tiempos. Esa carencia no es otra que el desconocimiento de los cuentos infantiles.

Tomemos un banquero cualquiera. Supongamos que compra una acción de una empresa en la Bolsa y paga por ella 10 euros. Al contabilizarla va a anotarla como un activo. Supongamos que a fin de año el banquero decide venderla al precio que se cotiza en Bolsa, por ejemplo 12 Euros. El banquero procederá a anotar una entrada de dinero por valor de 12 euros que compensa y elimina del balance la acción. La diferencia de 2 euros corresponde al beneficio, y formará parte de los beneficios que el banquero publicará al cerrar el ejercicio.

Ahora supongamos que el banquero no vende la acción. A la hora de cerrar las cuentas ve que tiene una acción anotada por valor 10 euros. Así que por curiosidad mira a cuanto se cotiza su acción en Bolsa y exclama “Oh my God” (vemos que el banquero es de Nueva York) al comprobar que la acción se cotiza a 12 euros. El banquero considera que si ahora vendiera su acción, recibiría 12 euros, con lo que tendría 2 euros de beneficio, y sus accionistas estarían muy contentos al ver que el valor de lo que el banco posee es mayor, y que tiene beneficios. Pero no la va a vender, porque si se la queda dentro de unos meses todavía va a valer más. Así que revalúa la acción en su contabilidad sumándole 2 euros. Ahora la acción está valorada en 12 euros. Los 2 euros de diferencia son beneficios, exactamente igual que en el caso de la venta (el banquero no ha recibido ningún dinero, pero gracias a la magia de la contabilidad, ha ganado dos euros).

Dejemos al banquero contando sus acciones y permíteme que te cuente un cuento.

Había una vez una niña que iba al mercado a vender una jarra de leche que su vaca había producido. Mientras andaba pensaba en que vendería la leche y compraría huevos. Con los huevos tendría gallinas, que le darían más huevos. Al vender los huevos podría comprar un cerdo, que engordaría y vendería para comprar una vaca, con lo que tendría más leche para vender. Mientras la niña iba andando pensando en cuantos beneficios iba a tener cuando todo su gran plan capitalista se ejecutara, no vió como los precios de las viviendas en USA caían en picado, tropezó con ellos y rompió la jarra de leche, con lo que no pudo vender la leche y en vez de tener los beneficios de una granja de vacas se quedó sin siquiera poder pagar la comida para que su vaca siguiera dando leche.

En la reunión de las economías más importantes del mundo (G20) finalizada el fin de semana pasado, redactaron una declaración. En ella apuntan como principal causante de la presente crisis “la búsqueda de altos rendimientos sin valorar adecuadamente los riesgos (para saber más sobre Riesgo pincha aquí).

En el apartado de recomendaciones aparece este interesante punto:

“Los principales organismos mundiales de contabilidad (se refiere a las autoridades que deciden las normas de contabilidad) deben trabajar para mejorar la valoración de títulos financieros, teniendo en cuenta la valoración de títulos complejos y de baja liquidez, especialmente en tiempos de estrés”.

Lo que viene a decir es que aconsejan cambios en las normas de contabilidad a fin que se valoren los activos de forma más prudente, sobretodo cuando el mercado está especialmente activo. Dejando aparte el hecho que recomiendan prudencia en tiempos de estrés (es decir, que conduzcas con prudencia cuando estés teniendo un accidente), el párrafo es intrigante. Todo parece indicar que es el resultado de las presiones que algunos grupos han estado realizando últimamente. Estos grupos han estado contando el cuento de la lechera a los presidentes del G20, y diciéndoles que el tipo de contabilidad del banquero de más arriba es lo que ha provocado la crisis. Porque si contabilizas un título financiero de gran riesgo como estos títulos basados en hipotecas sub-prime (ver aquí si no sabes lo que son) no por el valor que representa su riesgo, ni siquiera por el valor por el que lo adquiriste, sino por el valor que quizás podrías recibir si lo vendieras, lo único que conseguimos es activos y beneficios hinchados. Y si vamos mirando al cielo pensando en los beneficios que podríamos tener, lo más normal es que no veamos donde pisamos, y nos demos monumental porrazo.

Volvamos a nuestro amigo el banquero, que está la mar de contento con su acción y con todos los títulos financieros basados en sub-primes que ha comprado y que tiene valorados en su activo. Ese activo no representa el riesgo de que alguien no pague la mensualidad y que los títulos acaben valiendo menos que papel mojado. Al explotar la burbuja se da cuenta que no puede venderlos, y que valen mucho menos que lo que tenía contabilizado, con lo que debe devaluarlos, llevando la diferencia a pérdidas (ver cómo todo este problema está basado en una contabilidad irresponsable). Entonces no dice “oh my god”, sino “cómo voy a salvar mi culo ahora” (“how the hell am I going to save my ass”.)

Ahora los directores de los organismos que dictan normas de contabilidad les están mandando cartas al presidente de USA y otros mandatarios para que no les coarten su libertad, para que no les obliguen a cambiar. Lo más gracioso de todo es que las normas internacionales no obligan a contabilizar beneficios antes de tiempo. De hecho nuestro amigo el banquero, al cerrar la contabilidad puede dejar los títulos al valor por el que los compró, o puede revaluarlos. Es lo que se llama opción standard y opción alternativa. Así que el único error de las normas de contabilidad es que dejan libertad al banquero pensando que tomará la mejor decisión. Grave error, teniendo en cuenta que a los banqueros sus papás no les contaban cuentos.

Como deberes para mañana, reflexionemos sobre los que nos dice el cuento de “El vestido nuevo del emperador” sobre esos fantásticos títulos basados en “sub-primes”.

Para ver una cronología de la crisis, pincha aquí

Si sabes de alguna página web o blog donde haya cuentos, por favor menciónala en los comentarios y así la añadiré al post, para ver si los banqueros lo leen y nos evitamos otra crisis, aunque a los españoles no les hace demaisada falta porque su contabilidad es ya bastante prudente.

8 comentarios

Archivado bajo Economía

El Diablo está en los pequeños detalles

La gran noticia sorpresa de la semana pasada fue la bajada de tipos de interés en UK (he dicho noticia sorpresa). Curiosamente, la noticia dejó en evidencia algo sobre los periódicos londinenses de la tarde. Lo que no tengo tan claro es qué.

Después de que le Reserva Federal Americana decidiera rebajar el tipo de interés del dinero en un punto, todo el mundo esperaba una decisión similar por parte del Banco de Inglaterra. La mayoría apostaban por una rebaja de medio punto, aunque los economistas de la mayoría de instituciones financieras y periódicos (esos que le dicen al Banco Central lo que tiene que hacer sin tener que responder por un error) exigían una rebaja de un punto. The Old Dame of Threadneedle, como se conoce al Banco de Inglaterra, sorprendió a todo el mundo con una rebaja de un punto y medio, pasando de 4,5% a 3%.

Cuando yo aprendía matemáticas hace unos años, me decían que al hablar de porcentajes hay que ir con cuidado. Si yo tengo el 50% de algo y de repente me dicen que me van a quitar el 10%, significa que voy a tener 45%, porque el 10% de 50 es 5, por lo tanto 50%-10%=45%. Ahora bien, si me van a dejar en 40% diré que me van a quitar 10 puntos porcentuales. Supongo que a ti también te contaron la diferencia antre porcentje y puntos porcentuales. La cosa no deja lugar a dudas.

Cual fue mi sorpresa al ir andando hacia casa y ver que los tres periódicos londinenses de la tarde (The London Paper y London Lite / Evening Standard) compartían portada casi igual: El Banco Central baja los tipos de interés 1,5%.

Veamos, si los tipos de interés estaban al 4,5% y el Banco de Inglaterra los bajó un 1,5%, los nuevos tipos serían 4,41%, y no 3%. Soy yo o los números no salen? Rápidamente eché un vistazo a los medios más serios, y afortunadamente descubrí que tantos años de estudio no han sido en vano, ya que The Guardian y The Times decían textualmente “1,5 puntos porcentuales”.

Los tres periódicos de la tarde, que son de tipo informal, dan la noticia en portada con un error matemático. Los periódicos más “serios” la dan correctamente. Esto me hizo pensar, aunque no conseguí llegar a ninguna conclusión. Es por ello que apelo a tu criterio para que me saques de dudas.

No respondas a la pregunta todavia. Sigue leyendo el siguiente post.

7 comentarios

Archivado bajo Economía, Perplejo